El fantasma de Gaudí. Breve historia de una muerte agónica

La muerte del arquitecto Antoni Gaudí se ha contado en multitud de ocasiones. A todos nos suena la historia del atropello por parte de un tranvía y la falta de asistencia que sufrió en unos momentos tan cruciales por ser confundido con un vagabundo. Sin embargo, una indagación más atenta nos devuelve una realidad mucho más compleja: los instantes que rodearon la muerte del arquitecto están trufados de detalles curiosos y, por si fuera poco, tenemos incluso la aparición fantasmal del mismísimo Gaudí a su amigo más cercano. Veamos, por tanto, toda esta secuencia con más detalle.

[Buena parte de cuanto aquí se narra se amplía en el libro:
Máscaras mortuorias. Historia del rostro ante la muerte.]

Antoni Gaudí en 1878.

Un accidente fatal

El 7 de junio de 1926,cuando el célebre arquitecto tenía 73 años, un tranvía lo arrolló en la ciudad condal dejándolo malherido. “El hecho ocurrió el lunes por la noche en la calle de Cortes, cruce con la de Bailen. El ilustre arquitecto fue alcanzado por un tranvía de la línea núm. 30, que le dio un violento topetazo” (La Vanguardia, 9/6/1926, p. 8). Como se puede leer en las crónicas de la época, su aspecto descuidado, sumado al hecho de que caminaba sin documentación personal, motivó que muchos taxistas declinasen trasladar al herido a un hospital cercano. Esta situación de abandono movilizó a un Guardia Civil que estaba en la zona quien, ante la desatención que estaba presenciando, “obligó a un chauffeur a que condujera al herido, poco después del atropello, a la Casa de Socorro, y no le abandonó hasta que se hicieron cargo de él los de la Ambulancia” (idem.). Después de un rápido examen decidieron trasladar al herido al Hospital Clínic, pero por cercanía terminaron llevándolo al Hospital de la Santa Creu (Carbó, 2015, 245).

En el hospital

En la mañana del día 8, el médico de guardia del hospital determinó que Gaudí fuera trasladado “con toda suerte de precauciones a un cuarto aparte de la sala de la Inmaculada”. Allí lo reconocieron los doctores Trenchs y Bosch, quienes le enyesaron las costillas rotas, y tiempo después el arquitecto recibiría a más doctores, quienes no hicieron más que subrayar la gravedad de las contusiones. La noticia del accidente de Gaudí se extendió rápidamente por la ciudad y el hospital se llenó de curiosos que querían conocer algún detalle sobre su estado de salud. Al parecer, en un momento Gaudí cobró ligeramente el conocimiento y, consciente de su situación, pidió que le administraran los Santos Sacramentos. Los periódicos del momento narraron todos los detalles con pasión e implicación emocional: “Con la unción y fervor religioso de que ha dado ejemplo toda su vida, el señor Gaudí recibió la Eucaristía, asistido de todo el personal del benéfico establecimiento y personas que habían acudido a visitarle. El ilustre paciente, que durante la ceremonia de la comunión dio ejemplo de fortaleza de ánimo, recayó poco después en el anterior estado de postración” (La Vanguardia,9/6/1926, p. 8).

La muerte

Pero la situación pronto comenzó a complicarse de nuevo. “El paciente, que en las primeras horas de la noche dormía reposadamente, se despertó varias veces, a partir de las once, presa de viva inquietud y con frecuentes desvarios. Su estado, en algunos momentos, llegó a ser gravísimo” (La Vanguardia,9/6/1926, p. 21). El día 9 continuaron las visitas de médicos y personalidades ilustres, subrayando todos ellos la cercanía del fatal desenlace. Por la tarde “cayó en estado comatoso”, perdiendo ya los médicos toda esperanza. Gaudí falleció tres días después del atropello, el día 10 de junio a las cinco y diez de la tarde. La autopsia no hizo sino confirmar la evidencia:

Según el dictamen dado por los doctores Bravo y Trías, que han practicado la autopsia al cadáver del Sr. Gaudí, falleció el ilustre arquitecto por trastornos mecánicos, que afectaron a la capacidad de funcionar del cerebro y la médula, por la presión de derrames en la cavidad en que se hallan contenidos; del corazón, a consecuencia de quedar impedido en sus movimientos por la sangre vertida en el pericardio y la simultánea vulneración de estos órganos de tanta importancia

ABC, Madrid, 12/06/1926, p. 21.

En el momento de su muerte, los periódicos comenzaron a ahondar en la idea que tiempo después ha calado con éxito: el inicial abandono que sufrió el arquitecto por no ser reconocido por los conductores y transeúntes. La crónica de La Vanguardia describía muy bien ese sentir al describir cómo fueron las circunstancias del accidente: “De la manera más vulgar: víctima de un accidente de tranvía. Al recoger su cuerpo magullado de mitad del arroyo, había perdido el conocimiento. Nadie pudo sospechar que el atropellado fuese el arquitecto más grande de nuestros tiempos. ¡Bah! Uno más. Pasaron varios automóviles y sus conductores, egoístas o inconscientes, no se dignaron prestar auxilio misericordioso a aquel anciano que en medio de un grupo de curiosos transeúntes exhalaba ayes de dolor. No se le había reconocido. Podía morir sin ser identificado” (La Vanguardia,11/6/1926, p. 7).

Alrededor del lecho mortuorio se instalaron varios cirios y se encendió una luz a una estampa de San José. La capilla ardiente se instaló en el hospital de la Santa Creu, donde se expuso el cadáver amortajado con el hábito de congregante de la Buena Muerte. Como era habitual entre los artistas, Gaudí fue velado por sus compañeros de profesión: “Los arquitectos encargados de velar el cadáver se dividieron en dos turnos. En el primero figuraban don Isidro Puig, don César Martorell, don Pelayo Martín, don Ángel Truñó y don Luis Bonet, y en el segundo, don Francisco Quintana, don Francisco Folguera, don Ventura Cunil y don S. Sugrañas” (Ibid).

Fotografía antigua del Hospital de la Santa Creu, Barcelona. Wellcome Library, London. 

La obtención de la máscara mortuoria… y la aparición fantasmal

Después de todas las visitas y de la instalación del cuerpo en la capilla ardiente, entrada ya la noche, “el notable escultor de la Sagrada Familia, señor Matamala, sacó una mascarilla del rostro de Gaudí, con objeto de que sea guardada perennemente en aquel templo”. Los detalles del sepelio están magníficamente recogidos en la prensa del momento,  dejando en algunos casos unos sorprendentes registros visuales como el publicado en Mundo gráfico.

Pero centrémonos en la máscara mortuoria que se obtuvo mientras se velaba el cadáver. Juan Matamala, autor del vaciado, era un hombre muy cercano a Gaudí. Su padre, Lorenzo Matamala, mantuvo una profunda amistad con Gaudí y, tras llevar su taller a la Sagrada Familia por petición del arquitecto, llegó a ser jefe de la sección de modelistas y escultores y colaboró estrechamente en otros proyectos constructivos (Matamala Flotats, 2006).

Cuando murió Gaudí, Lorenzo Matamala llevaba tiempo en la cama, postrado por una hemiplejía y un cáncer en la nariz. Esa misma noche del 10 de junio, mientras le acompañaban su mujer y su hermana Teresa, vio aparecer al difunto arquitecto en una aparición espectral y exclamó: “Mirad, es don Antonio, ¿no quiere entrar?[…] Estoy contento de que haya venido, ¡hay tanta luz!” (Matamala Flotats, 2006). La irrupción del fantasma de Gaudí al padre de quien obtendría la máscara mortuoria del arquitecto es una anécdota de las que aderezan la crónica de una manera extraordinaria. En la muerte de Gaudí, especialmente en los escritos periodísticos, hallamos múltiples relatos de personas que querían subrayar su particular conexión con el difunto, pero pocos definen con tanta fuerza el vínculo de amistad que unía a ambos artistas como esa despedida en el umbral mismo del más allá.

Cuando Juan llegó a casa, su madre le contó la visión fantasmal que había tenido su padre y él no dudó de su veracidad: “Ante la fe, como ante la ciencia, nunca he podido dudar. ¡Creo que era Gaudí que visitaba a su entrañable amigo, como creo que el alma de Gaudí ha seguido levantando el templo!”.

Juan trabajó también en la construcción de la Sagrada Familia y era una persona muy ligada al arquitecto, por lo que no es extraño que se encargara personalmente de la obtención de la mascarilla. En la obra de Joan Matamala Mi itinerario con el arquitecto, describe cómo fue el proceso y el momento de la extracción del vaciado, que fue directamente encargado por Manuel de Dalmases:

En los últimos momentos,los artistas habían sido autorizados para obtener unos apuntes para el retrato del agonizante. Renart, Opisso y el arquitecto César Martinell recogían los rasgos del gran hombre que nos abandonaba. Mientras el médico firmaba el certificado de defunción, el hermano enfermero vestía al difunto con el hábito de la Virgen de los Dolores. […] Fue entonces cuando yo recogí en un dibujo la efigie de Gaudí y acto seguido obtuve la mascarilla.  Varios arquitectos allí presentes, movidos por su veneración hacia Gaudí, ayudaron a los pormenores. Ello me permitió obtener algo más que una mascarilla: la completa y bien conformada testa de Gaudí. Dados mis sentimientos, me resultó tarea ardua. Después, el hermano Riule puso la capucha del hábito y colocó entre sus manos el rosario que cada día le había acompañado en sus rezos.

(Matamala Flotats, 2006)

Con estos objetos como modelo, Matamala realizó después retratos en bronce como el conservado en la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, fechado en 1927. También se crearon positivos que plasmaban de directamente el rostro muerto del arquitecto, como el que puede presenciarse en la Casa Museo de Gaudí ubicada en el Park Güell de Barcelona. La fortuna de contar con testimonios como el de Matamala nos permiten saber cómo se vivían los momentos de duelo y cómo sentían sus más íntimos compañeros la responsabilidad de obtener un vaciado del rostro de su difunto amigo. Cuando Juan supo que era el encargado de esta importante labor, recordaba que no sólo compartía el dolor de los presentes, sino que también sentía la angustia de perder a su maestro y consejero.

Juan Matamala, Retrato de Gaudí, Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.

Referencias bibliográficas:

  • J. Matamala Flotats, Antoni Gaudí. Mi itinerariocon el arquitecto, Reial Càtedra de Gaudí, Editorial Claret, Barcelona,2006.
  • E.Tous Carbó, L’arquitecturai la vida. Sobre Gaudí i altres scrits, Universitat Politècnica deCatalunya, Barcelona, 2015, p. 245.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.