Publicación del libro “Máscaras mortuorias. Historia del rostro ante la muerte”

Están siendo unos días de mucho trabajo, volcados en su mayoría en la realización y coordinación del Festival Zakatumba de Cultura de la Muerte, pero resulta obligado sacar un hueco para compartir una gran noticia: la publicación de mi libro “Máscaras mortuorias. Historia del rostro ante la muerte“.

En los próximos días iré subiendo material relaciona con el libro, especialmente textos y referencias que, por distintos motivos, no entraron en la redacción final, pero que merece la pena difundirlas.

Aunque está mal que lo diga yo, el libro ha quedado precioso a nivel formal. Nos hemos esforzado mucho en que el libro estuviera bien acompañado de imágenes y recursos visuales que permitieran seguir de manera amena el discurso escrito. Os dejo algunas muestras:

A continuación, dejo por ahora el texto de la contraportada para ir abriendo boca… ¡pronto mucha más información!

Desde la Antigüedad clásica hasta nuestros días el rostro ha ocupado un lugar de privilegio en la cultura visual de la muerte. Su rápida degradación y la alteración de los rasgos que hacían identificable al individuo, motivó que se ensayaran diferentes soluciones para captar una memoria en imágenes del difunto. Los moldes obtenidos directamente del rostro pronto se convirtieron en el recurso por excelencia: el contacto del material blando con la piel proporcionaba unos resultados extraordinarios, inalcanzables con otras técnicas artísticas.

El estudio del rostro de los cadáveres supone lidiar con preguntas de difícil respuesta que sobrevuelan de forma insistente: ¿tienen los cadáveres rostro o es una cualidad exclusiva de los vivos? ¿Por qué hay culturas o momentos históricos en los que la efigie post mortem adquiere un valor que en otros contextos es desestimado? Veremos cómo la relación de las personas con la faz cadavérica varía de forma drástica a lo largo del tiempo: hay momentos en los que se subraya, otros en los que se oculta y tiempos en los que se maquilla, intentando conferirle una efímera vida cosmética. Este libro se propone reconstruir una historia del rostro ante la muerte, conscientes de que una historia de esta naturaleza es, inevitablemente, una historia de fantasmas, de sombras, de legajos inclasificables, de objetos que no encuentran un lugar ni un tiempo específico.

Comprar el libro en la web de la editorial.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.