La inesperada muerte de Marià Fortuny en Roma y su pasión por las máscaras mortuorias

En la entrada anterior vimos un primer ejemplo de uso de las máscaras mortuorias en España. Era un caso temprano, difícil de documentar con precisión (por no existir más que las fotografías de la pieza), pero que demostraba una tradición asentada y conocida. Ahora damos un salto en el tiempo hasta el siglo XIX, si bien esto no significa que exista un hueco en la creación de estas piezas. Hay noticias y documentos (escasos todavía, pero ya habrá tiempo de dedicarles más atención) que nos hablan de las mascarillas post mortem de la Beata Mariana de Jesús (1624), de Lope de Vega (1635), de Jerónimo Feijoo (1764), etc., por lo que la situación no sería tan distinta de lo que estaba ocurriendo en toda Europa, con la diferencia de que hemos perdido mucha información por el desinterés hacia estos objetos. A finales del siglo XIX la situación comienza a aclararse ligeramente y, con ello, se abre la posibilidad de estudiar con algo más de luz los ejemplares que fueron conservados y, sobre todo, los usos que pudieron tener.

 

Fig. 1. Marià Fortuny, Máscara mortuoria de William Shakespeare. Tinta a la aguada y acuarela sobre papel, hacia 1863-1866, MNAC.

 

En este sentido, el caso del artista Marià Fortuny i Mars (Reus, 1838 – Roma, 1874) condensa a la perfección las dinámicas propias de su tiempo. Es conocido que el pintor de Reus coleccionaba máscaras mortuorias, y algunas de ellas fueron objeto de bocetos y dibujos de gran interés (fig. 1). No es algo que nos deba sorprender, pues Fortuny fue un viajero incansable (a pesar de su corta vida) y la práctica de extraer, conservar y coleccionar vaciados faciales era algo que estaba a la orden del día en toda Europa. La conexión del artista catalán con las máscaras mortuorias llegó hasta el mismo lecho de muerte. Aunque la cita es extensa, merece la pena leer la crónica que Francisco Pradilla Ortiz envía a la revista La ilustración española y americana, en la que narra cómo fue la muerte de Fortuny y todos los detalles que la rodearon:

Corríase entre nosotros (dice el Sr. Pradilla) que Fortuny se hallaba algo indispuesto del estómago, y en efecto, por dos noches seguidas notamos su ausencia de la clase de los pensionados. Fuimos á verlo el 21 á las doce, y oimos con sorpresa decir á Ricardo Madrazo que su enfermedad se habia agravado la noche anterior, en términos de declararse fiebre perniciosa y de ofrecer peligro si los accesos no cedían á las grandes dosis de quinina que se le administraban. […] Villegas se encontraba presente cuando murió: él nos dijo que cuando entraron en la alcoba los tres médicos que lo asistían, quisieron quedarse solos para auscultarle, y al ir  á volverlo de espaldas se les quedó muerto arrojando sangre por la boca.

[…] En el acto se expidieron telegramas á todos los puntos donde era conveniente, y unos cuantos de los íntimos nos quedamos á velarle, y recoger y sacar de sus habitaciones las carteras en que se encerraban sus inmensos trabajos. Suñol le tomó la mascarilla á poco de espirar, y el vaciado de la mano derecha, de esa mano que tantos portentos hubiera podido hacer todavía. El domingo, que era aniversario de Cecilia, se pasó en los preparativos del entierro, y puedo asegurar que toda la Roma artística estaba de luto.  El lunes 23 se le sacó una fotografía, y á las doce so procedió a la autopsia y embalsamamiento, de la cual resultó que la causa de la muerte no fué la calentura perniciosa, sino una afección crónica del estómago que hizo crisis en el momento de volverse para que le auscultaran. Fortuny, que parecía tan robusto, y que en este concepto era envidiado de todos, tenia úlceras en el estómago, una de ellas cicatrizada, y otra del tamaño de una peseta que estaba á punto de reventar. De esta última hubiera muerto muy pronto, según el dictamen de los médicos, á no haber sobrevenido la hemorragia que le quitó la vida. Así se explican ahora ciertas diarreas (que padecía con frecuencia), y las indisposiciones extrañas de que en algunos momentos se veía molestado. Aquella misma noche, reunidos los paisanos y amigos íntimos, entre ellos el insigne napolitano Morelli, que inmediatamente vino de Nápoles con todos sus discípulos para rendir á Fortuny este tributo de amistad, sacamos el féretro con la mayor reserva de la casa, y lo condujimos en hombros á la iglesia de Santa María del Popólo, acompañándole con algunas luces y en medio de un silencio que causaba espanto. La familia, por fortuna, no se enteró de nada.

[…] A las dos y medía llegamos al cementerio de San Lorenzo en la forma que indica el dibujo de Ferraut (estos dibujos se publicarán en el número próximo) y allí, alrededor del cadáver, el gran paisista napolitano Vertuinni, porque Morelli no podía hablar embargado por el llanto, leyó un sentidísimo discurso haciendo el resumen de la vida artística de nuestro incomparable Fortuny, al cual siguieron unas tiernas palabras del compañero Ferrandiz, tan acertadas y tan dignas que á todos nos conmovieron profundamente. Hablaron algunos otros después, pero entre ellos sollozó, que no puedo decir hablaba, un alemán que al ver que se ponía dentro de la caja el último dibujo de Fortuny, que era copia de la mascarilla de Beethoven, á que el pintor era muy aficionado, sollozó, digo, unas hermosas frases en honor de ambos genios. A más de este dibujo se introdujeron en el ataúd una cajita de colores con que acostumbraba á pintar las tablas pequeñas, una de estas tablitas con asunto de Granada, en recuerdo de la feliz estancia que allí disfrutó nuestro amigo, y un pergamino con las firmas de todos los artistas presentes. Morelli recogió la paleta que iba encima del túmulo para que se conserve en la Academia de Nápoles, donde Fortuny era tan estimado. Los españoles nos quedamos en el cementerio hasta que el cadáver fué depositado en una sepultura provisional, sobre cuya tapia de yeso escribió Suñol: “Mariano Fortuny. 24 de Noviembre de 1874”[1].

Imagen de portada de La ilustración española y Americana, año XVIII, nº XLV, Madrid, 8 de diciembre de 1874.

 

Pradilla estaba en aquel momento pensionado en la Academia de España en Roma (más tarde sería su director) y pudo vivir de primera mano la muerte de Fortuny y todo lo que rodeó a ésta en los días posteriores. El relato es apasionante y, además, nos aporta datos muy curiosos y que después se enraizarán en las biografías del genial pintor. Tiempo después de su muerte, todavía recordaba la revista Mundial magazine que Fortuny “en el mismo lecho dibujaba á la pluma y al lápiz, y su último dibujo fué una composición sobre la mascarilla de Beethoven”[2]. Diversas instituciones y museos conservan algunos bocetos rápidos (Figs. 2 y 3) y otros más elaborados (Fig. 4) de la mascarilla del músico de Bonn elaborados por Fortuny.

 

Fig. 2. Fortuny, Mano y copia de la máscara mortuoria de Beethoven, hacia 1874, Tinta a la pluma sobre papel, MNAC.

 

Fig. 3, Fortuny, Máscara de Beethoven, nº col. D006195, siglo XIX, Museo del Prado.

 

Fig. 4, Fortuny, Mascarilla de Beethoven. Dibujo a lápiz sobre cartulina, fechado en 1874 y titulado.

 

En realidad, el ejemplar de Beethoven que copió Fortuny en sus dibujos era la máscara en vida de Beethoven que realizara Franz Klein, no la mortuoria de 1827 ejecutada por Danhauser. Al margen de este detalle, lo cierto es que esta obra y las circunstancias de su muerte alimentaron todo tipo de comentarios[3].

En esta misma crónica de Pradilla leemos el dato sobre quién obtuvo el vaciado del rostro y la mano. Antes de que se procediera a la autopsia, como solía ser habitual en estos casos, su amigo artista y escultor Jerónimo Suñol extrajo sendos moldes de los que después saldrían numerosas copias. Algunas de ellas todavía hoy se conservan en colecciones privadas o instituciones de lo más diverso (fig. 5) [4]. La mascarilla también sirvió de modelo para algunos de los retratos post mortem del artista, pero, debido a la fama que alcanzó en vida, también fue un objeto apreciado por sus colegas de profesión. Por ejemplo, un texto de 1884 recuerda que el artista Josep Tapiró i Baró, también nacido en Reus y amigo íntimo de Fortuny, tenía una máscara de éste colgada en la pared de su estudio[5]. Y es que, el gran pintor de África y de las luces y sombras de Marruecos, despertaba tanta admiración entre sus coetáneos que tanto sus obras como otras piezas mucho más íntimas y personales, se convirtieron pronto en objeto preciado por los coleccionistas y por quienes le siguieron y conocieron en vida.

 

Mascarilla funeraria de Marià Fortuny, 1874. MNAC, tomada del artículo de Leticia Azcue.

 

Aquí nos encontramos ante un ejemplo perfecto de duelo, atención y respeto por la muerte ajena, pero con una cierta contención si lo comparamos con otras expresiones descontroladas más propias del Romanticismo[6]. En la secuencia de Pradilla hay un ritmo, una preparación y una ritualización de la ceremonia que busca ennoblecer y dotar de belleza a los últimos momentos de Fortuny en la tierra. Las palabras de sus amigos alrededor del féretro, el llanto de Morelli, su cuadro de Granada y el dibujo de Beethoven dentro del ataúd… todo parece formar parte de un teatro de la muerte que busca dignificar la terrible e inesperada ausencia.

 

Más entradas de máscaras mortuorias en España:

 

Notas:

[1] Francisco Pradilla Ortiz, “La muerte de Fortuny”, La ilustración española y americana, año XVIII, nº XLV, Madrid, 8/12/1874, p. 706-707.

[2] “Mariano Fortuny”, Mundial Magazine, navidad de 1912, p. 728. La historia aparece también en: Josep Guell y Mercader, “Fortuny y sus cuadros”, Revista contemporánea, año II-III, tomo VIII, Madrid, marzo-abril 1877, p. 43-44.

[3] Las revistas de la época también recogieron los detalles aportados por Pradilla: “en su ataúd fue colocado el bosquejo de este dibujo, además de la última obra del natural que había hecho en España y que representaba una calle de Granada”. “Nuestros grabados. Mascarilla de Beethoven”, Ilustración musical Hispano-Americana, Barcelona, año V, nº 96, 15/01/1892, p. 6.

[4] Para un repaso documentado de los ejemplares conservados, véase: L. Azcue Brea, “De Gemito a Benlliure. Retratos escultóricos de Marià Fortuny i Marsal en España”, Butlletí de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, vol. 23, 2009, pp. 153-154.

[5] “El pintor Tapiró”, La Alhambra. Revista quincenal de Artes y Letras, Granada, año IX, nº 203, 30/08/1908, p. 373.

[6] P. Ariès, El hombre ante la muerte, cit., p. 455 y sig.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.