Presentación del blog “Post Mortem: cultura visual de la ausencia”

Existen muchas maneras de investigar la cultura visual de la muerte: artículos, libros, capítulos, tesis doctorales… rara vez suelen entrar en esta ecuación los blogs. La plataforma Hypotheses lleva años proponiendo una vía distinta en la que poder combinar la inmediatez de internet y las páginas de contenido dinámico con las investigaciones de tipo académico. Es cierto que no es algo que haya calado de forma profunda en el contexto español, pero en otros países la fórmula está dando muy buenos resultados. Un blog puede ser una herramienta fantástica para acompañar una investigación o para organizar los innumerables contenidos que, a menudo, se almacenan (y se olvidan) en las infinitas carpetas del ordenador. No es una herramienta pensada para ofrecer resultados cerrados o conclusivos; en todo caso, es un recurso con el que experimentar y poner a prueba ideas que aún no han madurado lo suficiente pero que merecen ser expuestas. Compartir, tal vez ésta sea la palabra clave, hace que el proceso tome una dimensión distinta. Animado por este modo de entender unas humanidades que deben abrirse a las posibilidades de lo digital, pongo en marcha este blog con el propósito de compartir los materiales que he ido recopilando a lo largo del proceso de consecución de la tesis doctoral y, también, para adelantar aquellos temas que ocuparán mis próximas investigaciones.

Abría mi tesis doctoral (y, tal vez, también abriré el libro que pronto verá la luz) con una imagen que siempre me ha generado un profundo impacto. Por ello, me parecía apropiado abrir también el blog con el mismo protagonista: el “hombre de Tollund”. El sábado 6 de mayo de 1950, los hermanos Viggo y Emil Højgaard, junto a la esposa de este último, Grethe Højgaard, encontraron cerca de la localidad danesa de Silkeborg un extraño cuerpo flotando en una turbera pantanosa de carbón sobre la que se encontraban trabajando. El lunes a primera hora los tres familiares alertaron a la policía del hallazgo pensando que estaría relacionado con un asesinato que había ocurrido unos días antes. El aparente buen estado de conservación que presentaba aquel cadáver hizo que los carboneros pensaran que la muerte había sido reciente. Cuando se presentaron las autoridades, pronto advirtieron que el hallazgo era de otra naturaleza y llamaron a los responsables del Museo de Silkeborg para que analizaran el caso. Dado que el cuerpo tenía una cuerda alrededor del cuello, se trasladó al hospital Bispebjerg de Copenhague para que se le realizara un examen forense.

Tras unos primeros análisis, los especialistas advirtieron que el caso era particularmente raro y que el hombre que yacía desnudo y con signos de ahorcamiento no era de esta época sino de la Edad de Hierro, aproximadamente del siglo III a.C. La noticia del suceso se extendió rápidamente por todo el mundo y se sumó así a la larga lista de momias halladas en similares circunstancias. Sin embargo, el llamado hombre de Tollund, destacó por un motivo singular: su rostro estaba perfectamente conservado y se podía apreciar con nitidez cada una de las arrugas y características faciales. Mirar al hombre de Tollund era como mirar, cara a cara, a un hombre del pasado. Permitía así satisfacer el viejo anhelo de saber cómo eran realmente los hombres y las mujeres de tiempos tan lejanos.

Esta fue la historia que me atrapó y que me hizo estudiar unas piezas distintas pero muy familiares: las máscaras mortuorias. Poco a poco, irán desfilando también por las páginas digitales de este blog los rostros cadavéricos de aquéllos individuos que detuvieron la putrefacción con una imagen impresa en el frío yeso.

Anónimo, elaboración de una máscara mortuoria, 1908 (Nueva York), George Grantham Bain Collection, Library of Congress, Washington D. C.

 


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.